10 reglas básicas para enviar emails

Por todos es sabido que hay muchos factores que resultan decisivas para obtener el éxito en nuestros envíos masivos de email. Hoy vamos a plantear 10 reglas básicas que, aunque algunos son muy evidentes, si se cumpliesen mejorarían notablemente el resultado obtenido.

No enviar emails a personas que no te han dado permiso

No hagas buzoneo con una herramienta tan potente como el email. Controla muy bien quién integra tu base de datos. Es fundamental que deseen recibir lo que tu ofreces.

Tu base de datos debe estar sana

Es el principal activo de un envío de email. Si alguien no quiere recibir tus emails no se los vuelvas a enviar. Si se quiere dar de baja pónselo muy fácil. Limpia los rebotes que generen tus envíos y da de baja a los que marcan como spam tus envíos. Busca, en definitiva, la mayor efectividad posible en cada uno de tus envíos.

Tus destinatarios no son una dirección de email

Un email es abierto por un cliente o un potencial cliente. Personaliza el email y cuida que el tono de tu comunicación sea acorde al tipo de relación que quieres entablar. Aporta valor en tus envíos y habilita alguna dirección de email o mecanismo con el que puedas escuchar lo que tus contactos quieran decirte.

Indica claramente quién eres

Tus contactos han de reconocerte a la primera. Tu remitente, tu logo, tus enlaces deben identificarte claramente. Esto hará que las tasas de apertura se disparen y que, evidentemente, la confianza en la relación también.

Analiza constantemente

Una base de datos cualificada está viva. Cambia constantemente. Es por esto que debes anticiparte o adaptarte a los cambios y modificar tu estrategia de comunicación en consecuencia. No sólo las tasas de apertura o rebotes son importantes en el resultado de una campaña; el comportamiento de los destinatarios con tu email también lo es. Analiza, averigua y entiende lo que verdaderamente interesa a tus contactos.

Segmenta tu base de datos

Divide tu base de datos en grupos homogéneos que compartan hábitos de compra, intereses, o que perciban tu marca de forma similar. El envío de emails no es buzoneo, ya te lo decíamos. Adapta tu comunicación a cada uno de estos grupos personalizando el envío y verás como los resultados son mejores.

La imagen es muy importante

La identidad visual es fundamental para reforzar el impacto del mensaje y mejorar la relación con tus contactos pero, también es fundamental saber ubicar correctamente tus CTA´s (Call to Action), botones, enlaces... para que el destinatario interactúe con ellos. Una maquetación clara en el mensaje y consistente es fundamental para se visualice correctamente en cualquier cliente de correo. Optimizar el HTML del email es muy importante. No creas que todos tus destinatarios son de Hotmail, por ejemplo.

No resultes aburrido

Las bases de datos, porque están vivas, también se estresan. Cuando notes que la tasa de apertura o la de clickthrough desciende seguramente será debido a que los usuarios están perdiendo el interés en tus envíos de email. Todo influye en el resultado de un envío de email: el asunto, la hora de envío, el día de envío, el tipo de email, las promociones... Experimenta con todos estos factores para sorprender a tus destinatarios y mejorar el resultado de la acción.

La importancia del móvil

Los hábitos de tus contactos cambian y evidentemente el modo en el que abren tus emails también. Los dispositivos móviles son cada vez más utilizados para la consulta del email. Ten en cuenta la gran variedad de dispositivos que hay en el mercado (iPad, Tablets, iPhone, smartphones...). Tus envíos deben estar adaptados a este entorno.

Partner tecnológico fiable

Un proveedor de email marketing no debe facilitarte únicamente el servicio de envío. Es muy importante que te ayude a mejorar el resultado de tus envíos de email mediante asesoría, servicios paralelos, resolución de dudas... Si no te ayuda a mejorar debes cambiar.