Código QR o QRCode

En el artículo anterior, hablando sobre las tendencias para este año, planteábamos que los códigos QR se perfilan como claros protragonistas. Es por ello, que creemos interesante hablar un poco más y profundamente sobre esta herramienta, canal o pieza de comunicación.

Como podéis ver en la imagen, un código QR es una matriz de puntos o código de barras bidimensional que lleva 3 cuadrados en las esquinas, que sirve para almacenar gran cantidad de información alfanumérica.

Su creación y colocación es simple y rentable, mientras que la respuesta de seguimiento, retorno de inversión y gestión de campañas también es sencilla. De hecho, existen cantidad de aplicaciones informáticas gratuitas para generar los QR Codes: ejemplo 1 o ejemplo 2.

Pero, ¿cuáles son sus aplicaciones?, ¿para qué podemos utilizar este tipo de códigos? La respuesta es bien variada pero aquí os dejamos varias ideas como punto de inicio. A partir de aquí será cuestión de que dejéis volar vuestra imaginación y no os pongáis límites.

En líneas generales, nos pueden servir para ofrecer cupones de descuento, de 2x1 u otras ofertas interesantes, para ofrecer información adicional sobre productos, servicios, juegos, arte, para concursos, para juegos, en tarjetas de visita, en merchandising, para realizar compras y donaciones de caridad, para conectar a los consumidores a sus espacios sociales?

De una manera más pormenorizada, los podemos colocar en:

  • los lineales de compra, cabeceras de góndolas, puntos de ventas e incluso en el packaging de los productos o cartelería exterior de las tiendas para obtener cupones.
  • 2012
  • junto a los alimentos, en etiquetas colgantes o en la propia etiqueta del alimento, ofreciendo información adicional ya sea sobre su trazabilidad, recetas para poder cocinarlo de forma variada o con otros alimentos/bebidas con los que combinen adecuadamente.
  • en la carátula de los videos juegos, en los anuncios de películas de cine, obras de teatro etc para llevarnos hasta un vídeo/trailer de proción sobre dicho video juego, película, obra de teatro
  • en las tarjetas de visita ampliando la información sobre los productos o servicios que se ofrecen
  • en los escaparates de las tiendas de moda para ofrecer vídeos con los pases de modelos exhibiendo los diferentes diseños
  • en los escaparates de tiendas de muebles para darnos a conocer el catálogo con las posibles composiciones que un mismo mobiliario nos puede ofrecer según el espacio físico que tengamos
  • en general en cualquier escaparate de una tienda ofreciéndonos su inventario
  • en los carteles de venta de los pisos que se colocan en los ventanales, haciendo posible el acceso a toda la ficha técnica de dichos pisos
  • en las etiquetas de la ropa con información adicional sobre su composición, tratamiento, etc
  • en las camisetas de las azafatas, ampliando la información sobre los productos o empresa que están promocionando
  • en un libro o junto a un cuadro, para llevarnos hasta la biografía de su autor u otras de sus creaciones
  • en cualquier producto promocional (merchandising) para darnos acceso a la web de la empresa que lo regala
  • junto a cualquier edificio emblematico/histórico de una ciudad o población, ofreciéndonos una ruta turística para visitar más monumentos
  • varios son los países que en sus paradas de metro, tiene lineales de tienda virtuales, donde los productos van acompañados de un QR Code a través de los cuales es posible realizar su compra de manera que mientras las personas esperan la llegada del metro pueden realizar la compra y ser servida al poco de llegar estos a sus casas.

Como veis esto es sólo la punta de un iceberg enorme que tiene que aterrizar en cualquier momento en nuestro país.

A través de los ejemplos podemos deducir que el QR code puede tener información final de manera que cuando leemos el código, directamente accedemos a la información como por ejemplo el caso de la tarjeta de visita, o ser un intermediario que nos lleva hasta una URL donde encontramos la información (ya sean datos, vídeos etc) como en el caso del libro o cuadro donde el QR code nos lleva a una web donde se expone toda la biografía del autor y exposición de sus obras. Este último caso nos permite que el QR code sea siempre el mismo, de manera que lo que vamos modificando, según el artista amplíe su repertorio, es el contenido del URL.

A priori puede parecer mucha información y que estamos hablando de una herramienta bastante compleja pero no es así. Lo que sí debemos hacer es estudiar muy bien el caso que se nos plantea porque en ocasiones puede no tener mucho sentido emplearla como elemento único en una campaña.

Debemos ser buenos estrategas, analizar muy bien las variables intervinientes y ver de qué modo esta herramienta puede, junto con otras, ayudarnos a conseguir el objetivo perseguido. Comunilabs en este caso, te puede servir para hacer llegar a tus sucriptores o clientes un QR code que contenga una promoción, descuento u oferta que puedan decodificar directamente en el punto de venta. Además reenviando dicho código a otros amigos y consiguiendo que estos también vayan a tu local a decodificarlo para obtener su beneficio, los apadrinadores accederán a otras ventajas añadidas. Llámanos y consulta nuestras tarifas de rebajas.